Hoy en día, la alta movilidad de vehículos en la ciudad es una realidad en nuestra rutina diaria. El denso tráfico de la vía urbana hace que nadie esté exento de que le ocurra un accidente. Ya sea conductor habitual de moto, coche o demás vehículos, desde Defentis le recomendamos 5 medidas básicas a tomar en caso de sufrir un accidente.

1. En primer lugar y tras señalizar convenientemente la zona del accidente, como primera opción es muy aconsejable intentar cumplimentar con el conductor contrario el formulario de Declaración Amistosa recordando señalar las casillas correspondientes a la forma de ocurrencia de nuestro accidente, indicar si existen heridos y señalar los daños sufridos en los vehículos implicados, dibujar un pequeño croquis de cómo sucedió en la zona de la declaración habilitada para ello recordando en todo caso que para que ésta sea válida debe de ser firmada por los conductores.

Si no es posible firmar la declaración amistosa o en los casos en los que se trate de un atropello debemos llamar siempre al teléfono de emergencias para que acuda la autoridad competente y puedan realizar el correspondiente informe, además de para solicitar si fuera necesario la presencia de los servicios sanitarios de emergencia, siempre es de gran utilidad disponer de datos de contacto de los posibles testigos del accidente.

2. Acudir a un centro médico y hospitalario aunque solo tengamos pequeñas molestias ya que estas suelen ir a mayores según transcurre el tiempo desde la ocurrencia del accidente, es importante que acudamos dentro de las 72 horas siguientes a su producción ya que en caso contrario y según la legislación vigente se puede entender que las posibles lesiones que se sufran no guardan relación con el accidente.

3. En los casos de colisión con otro vehículo o de haber ocasionado un atropello debemos dar parte a nuestra compañía aseguradora en el plazo de los 7 días siguientes a la producción del accidente.

4. Tras haber sufrido un accidente es muy común que necesitemos realizar un tratamiento rehabilitador de nuestras lesiones el cual puede ser llevado a cabo fundamentalmente a través de:

  • Las llamadas clínicas de Convenio, son aquellos centros médicos u hospitalarios con los que las compañías aseguradoras tienen suscrito el llamado Convenio de Asistencia Sanitaria haciéndose cargo por tanto de los gastos que se deriven de nuestro tratamiento médico.
  • Clínicas de las propias compañías aseguradoras en las que como en el caso anterior la compañía correrá con los gastos asistenciales.
  • A través de un seguro privado de salud o abonando nosotros el tratamiento para posteriormente reclamar su coste a la compañía siendo esta la opción menos aconsejable por las dificultades que nos podemos encontrar a la hora de que la compañía acepte el total de los costes.

5. Contactar en todo caso con un despacho de abogados especializados en la materia, las novedades introducidas recientemente en nuestro sistema legal para la reclamación de los daños producidos por accidentes de circulación hacen imprescindible contar con el asesoramiento de un profesional altamente especializado en la materia.

Por lo general la totalidad de las pólizas de auto destinan dentro de la cobertura llamada de “defensa jurídica” un importe para sufragar parte de los honorarios del abogado que se escoja para la defensa de nuestros intereses. En los casos de atropello es conveniente revisar la póliza de hogar si se dispone de ella ya que en muchas de estas pólizas también se cuenta con la cobertura de defensa jurídica para que los habitantes de la vivienda puedan contratar los servicios de un abogado especialista.

Defentis